domingo, 1 de abril de 2012

"Autobiografía de un Calabacín"

Novela escrita por Gilles Paris que narra de forma optimista, pero sin esconder la realidad, la estancia  de Icare, que prefiere que lo llamen Calabacín,en un centro de acogida de menores debido a que mata de forma accidental a su madre.
Toda la historia es contada por el propio protagonista. Su relación con los otros niños del centro, los educadores, el gendarme que lo encuentra en su casa después del accidente...Eso hace que el tono del relato sea inocente, ameno, sencillo, pero en ningún momento evita los episodios más duros o tristes. Vemos la realidad a través de los ojos de un niño de 12 años, que ve la vida con optimismo, con sencillez, sin las complicaciones que los adultos añadimos a la vida. Ve y siente la vida tal como es, sin dobleces, sin maldad, sin rencor. Se enfada con sus compañeros, pero al momento hacen las paces con un simple abrazo o una mirada. Hace trastadas propias de su edad. Entiende las cosas mejor de lo que los adultos creen. Posee esa sabiduría propia de los niños, que surge de su sencillez e inocencia, y que con el paso del tiempo se va perdiendo.
Un relato bastante ameno que nos recuerda la importancia de tener presentes en nuestras vidas la espontaneidad y el optimismo.

¿Cuándo fue la última vez que fuimos espontáneos? ¿Qué nos dejamos llevar? ¿Qué no nos privamos de hacer algo por pensar que somos personas maduras que ya han dejado la infancia atrás? ¿Qué vivimos la vida de forma sencilla? ¿Somos capaces de hacer las paces con nuestros amigos simplemente con un abrazo, sin necesidad de reproches?

Quizá deberíamos leer este libro para recuperar nuestra espontaneidad y dejar que el optimismo entre en nuestras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario