jueves, 12 de abril de 2012

"El retrato de Dorian Grey"


Película basada en la obra de Oscar Wilde, dirigida por Oliver Parker y protagonizada por Ben Barnes y Colin Firth, entre otros.

La película la vi en inglés con subtítulos en inglés, para practicar el idioma haciendo algo que me gusta, como es ver películas. Aunque es algo difícil seguir los subtítulos, sobre todo cuando son frases largas, la película se entiende perfectamente y se disfruta, con el plus añadido de oír las voces originales de los actores.

Y pasando al tema que nos ocupa, la crítica de la película, he de decir que me ha gustado. No voy a compararla con el libro, porque lo leí hace tiempo (también en inglés, por cierto). No se hace pesada, la bso, ambientación y vestuario son correctos, y las actuaciones buenas. El peso de la película recae sobre Ben Barnes, joven actor, según creo, en uno de sus primeros papeles protagonistas. Refleja bien a mi parecer, el paso de un Dorian ingenuo y con buen corazón, a uno que se deja seducir por los placeres de la vida y que acaba totalmente corrompido. Sólo es al final, cuando se da cuenta del precio a pagar por la vida que ha llevado. Acompañándolo, tenemos a Colin Firth, baza segura en cualquier película, en el papel de Henry Wotton, amigo de Dorian y el responsable de introducirlo en el mundo del placer, de los actos sin consecuencias. En cierta manera, es responsable de en quien se convierte Dorian, aunque ello no exime al propio Dorian de sus actos. El personaje de Henry tiene una evolución contraria a la de Dorian, siendo su hija y la madurez que da el paso del tiempo, lo que le hacen cambiar.

Y es que el tema de la película es el miedo al paso del tiempo, el no querer perder la juventud y belleza, y el precio a pagar por ello. La vida es un ciclo y no se puede alterar, no se puede detener el paso del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario