17 de mayo de 2012

"Las nieves del Kilimanjaro"


Película francesa dirigida por Robert Guédiguian y ganadora de la Espiga de Plata en el Seminci.
Nos muestra la vida de un matrimonio, él sindicalista que acaba de quedarse en el paro, ella cuidadora de personas mayores, y de sus hijos y amigos. Son personas de fuertes convicciones, solidarios y que llevan una vida apacible hasta que les atracan en su propia casa.
La verdad es que no suelo ver cine francés, la única película que vi fue “Los seductores” (muy divertida, por cierto) y si la he visto es porque se iba a comentar en la tertulia de “El Séptimo”.
Para gastarse 8 euros en el cine, a mi parecer no merece la pena, de hecho la vi en casa en francés con subtítulos en español. Pero aun así, y a pesar de hacerse lenta en algún tramo, es interesante por los temas planteados: la crisis (tema de plena actualidad), las medidas que se toman basándose en los números y no en las personas, estar dispuestos o no a sacrificar nuestro estado de bienestar, la solidaridad frente al individualismo y sobre todo, y lo que me ha parecido más interesante de la película, como reacciona cada personaje ante el hecho que les marca. Cada uno reacciona de una forma diferente, todas ellas humanas, y se cuestionan sus principios, su forma de pensar y al final cada uno toma su propia decisión respecto a lo ocurrido. Son personajes grises, ni buenos ni malos, con sus problemas y su forma de arreglarlos.
El final abre una puerta a la esperanza, a la idea de que no todo está perdido. Quizá sea un final demasiado bonito, teniendo en cuenta lo individualistas que nos hemos vuelto y más en estos tiempos. Soy de la opinión que el verdadero altruismo es difícil de encontrar hoy en día, pero que una película tenga un final esperanzador es un consuelo.
Por último, comentar que la juventud del bienestar no sale bien parada, pero es un reflejo de la realidad. Una generación que lo tiene todo, que no sabe lo que es la penuria y el sacrificio, a pesar de saber lo que sus padres han luchado y trabajado, que lo tiene todo. Y que no está preparada, a nivel afectivo, para la crisis actual y lo que conlleva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario