29 de junio de 2012

"Cartas a Dios"


Película dirigida por Éric-Emmnauel Schmit. Oscar es un niño de 10 años que padece un cáncer terminal. Nadie habla abiertamente con él de lo que le sucede, excepto Rose, una mujer que vende pizzas en el hospital donde está ingresado. Ella le propone que viva cada día como si tuviese 10 años más y que escriba cartas a Dios para contarle lo que piensa y cómo se siente.

La película es bastante buena. Tiene drama, la situación de Oscar es triste y dura, pero al mismo tiempo posee humor e irradia optimismo. La vida de Rose tampoco es perfecta, pero posee un sarcasmo y una fortaleza que la ayudan a seguir adelante. Y a pesar de haberse endurecido con el paso de los años, demuestra que le queda cariño y generosidad al entablar amistad con Oscar y ayudarle a encarar su enfermedad.

Uno de los puntos a favor de la película es que no cae en la lágrima fácil. Es realista (si exceptuamos algunos pasajes en los que predomina la imaginación). No oculta lo dura que puede ser una enfermedad como el cáncer, tanto para los familiares (en este caso los padres) como para el enfermo, más siendo un niño al que le cuesta entender lo que le sucede, porqué le sucede a él. No da soluciones, pues qué solución tiene el cáncer terminal. Lo que nos muestra es que se puede llevar la enfermedad de una forma digna, disfrutar de las cosas y de la compañía de la gente. Que estemos enfermos no significa que ya hayamos muerto. Y al mismo tiempo nos enseña esa sabiduría que poseen los niños, que no se complican la vida ni les dan tantas vueltas a las cosas (como nos ocurre a los adultos), que ven las cosas de una forma más clara y por ello terminan aceptando mejor lo que les ocurre.

Las interpretaciones de los actores me gustaron, al igual que la ambientación y la música. No suelo ser fan del cine francés, pero de vez en cuando descubro alguna película que me gusta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario