sábado, 25 de enero de 2014

"12 años de esclavitud"

Película dirigida por Steve McQueen y protagonizada por Chiwelet Ejiofor, Michael Fassbender, Paul Giamatti, Sarah Paulson, Benedict Cumberbatch, Lupita Niong'o y Brad Pitt.

Solomon Northup (Ejiofor) es un hombre negro que hasta 1841 era un ciudadano libre y respetado. Después de ser engañado y drogado, acaba perdiendo su libertad e identidad, y trabajando como esclavo en distintas plantaciones.


Tenía muchas ganas de ver la película, ya que los anteriores trabajos del director ("Hunger" y "Shame") me habían parecido dos peliculones, y Michael Fassbender es un actor que me gusta mucho. Pero he de decir que me esperaba más. La película es buena, pero me dejó fría. Le falta algo que haga que sea una gran película.
Me gusta la forma de rodar de Steve McQueen; sobria, realista y bella. Sus películas hacen que reflexiones, te muestran unos hechos y tú los valoras, te posicionas.Y esos valores están en esta película, pero como digo, no ha cumplido mis espectativas. Las críticas en su mayoría la clasifican casi como la película del año, una obra de arte, lo que hace que tus espectativas, ya de por sí altas, aumenten. Y cuando no se cumplen , la decepción hace acto de presencia.

La banda sonora es correcta, aunque Hans Zimmer ha hecho trabajos mejores. Es cierto que casi no se percibe la banda sonora, que hay muchos silencios, pero eso contribuye al realismo y la sobriedad de la historia. La fotografía y la ambientación son buenos.

Pasemos a las actuaciones. Chiwelet Ejiofor está bien en su papel, pero para mi gusto le falta algo de garra. Brad Pitt hace un cameo buenrollista. Benedict Cumberbacht está bien en su papel. Sarah Paulson me ha gustado bastante como mujer celosa, fría y cruel (creo que la crítica la ha ignorado un poco, teniendo en cuenta, en mi opinión, que es de las mejores actuaciones). Lupita Niong'o no me decía mucho al principio, pero ha medida que avanza la película va creciendo en su interpretación.
Y al final, Michael Fassbender. Lo que siento por este actor es predilección absoluta. Un actor que no se encasilla, que no le da miedo interpretar personajes complejos, oscuros o crueles. Y todo con gran naturalidad. En esta ocasión interpreta al dueño de una plantación que considera a sus esclavos casi como a objetos. Alguien cruel, injusto, que se escuda en la religión; pero en el que se puede adivinar algo de humanidad, aunque sea en el conflicto con sus sentimientos. Michael es un grande, pero en esta ocasión su interpretación me dejó algo fría. Me esperaba un nivel altísimo como en "Shame" y no lo ví. O quizá me supo a poco, al ser un papel secundario. El caso es que al terminar la película pensé " es una buena actuación, actua bien, pero me falta algo". Como decían las críticas, esperaba un personaje que transmitiese auténtico terror. Y el problema es que no inspira terror, a pesar de que reconozco su crueldad e idas de olla, sino cierto patetismo y lástima. Es un hombre consumido por sus sentimientos, que no sabe manejar, y azuzado por su mujer que es una auténtica cabrona. Es más, me parece más cruel ella. Así que la próxima vez que vea la película, teniendo claro cual es realmente su papel, lo que transmite, no me faltará ese algo.


La película no es el mejor trabajo de McQueen, ese puesto lo ocupa "Shame", pero muestra un tema sobre el que reflexionar, y ofrece varios puntos de vista: el hombre privado de su libertad por ser negro, el hombre que se considera superior, los esclavos que han nacido siéndolo y lo ven natural, los que hacen negocio con la esclavitud, los que son unos hipócritas e intentan limpiar su conciencia con un actitud amable, los que creen en la igualdad.............ni todos los esclavistas son malos malísmos, ni todos los esclavos son unos santos (algunso se olvidan de los suyos por tener una posición mejor). Es el espectador el que debe formar su opinión cono lo que se le está contando.

En resumen, buena película para reflexionar sobre la pérdida de libertad, la dignidad, la moral y el mal uso de la religión. Todo envuelto en realismo y sobriedad, sin sentimentalismos que condicionen al espectador.


PD: no sé quien es peor Epps (Fassbender), su mujer (Paulson) o Ford (Cumberbacth).

No hay comentarios:

Publicar un comentario