3 de enero de 2017

"The mistery of Mercy Close"

Novela escrita por Marian Keyes y publicada en el año 2013 por la editorial Penguin Books. Si no recuerdo mal, su título en español es "Helen no puede dormir" (vivan las traducciones libres).


Novela dedicada a la pequeña de las hermanas Walsh, Helen, que trabaja como investigadora privada mientras intenta poner en orden su vida, sacudida desde hace tiempo por la depresión. En esta ocasión debe encontrar a un famoso cantante desaparecido una semana antes de un importante concierto.

Todas las novelas de Marian Keyes se engloban en lo que se denomina el género chick lit, básicamente la versión en papel de la comedia romántica de toda la vida. Pero a diferencia de otras, las novelas de Keyes ofrecen algo más de sustancia, ya que más allá de los comentarios ingeniosos, y de los romances hay personajes reales con problemas importantes, que hacen todo lo posible por salir adelante. Y es ese factor lo que da un extra de calidad a sus obras.
En este caso, la protagonista, Helen Walsh, debe hacer frente a una depresión que le hace difícil seguir adelante con su vida. Básicamente es una lucha diaria por seguir caminado y tener pequeños logros (mantener su trabajo, conservar a su pareja, no hundirse por completo). Y lo hace con mucha fuerza, con mucho sarcasmo y con el convencimiento de que es ella la que al final debe ayudarse a sí misma. 
Además, al aceptar el caso que le presentan, abre sin saberlo el camino hacia una mejor vida y hacia la resolución de los cabos sin atar de su pasado.

La novela está bien escrita, es divertida, llena de personajes comunes como el resto de los mortales, pero interesantes. Y mantiene el interés todo el tiempo, dejando una sensación agradable al terminar su lectura.
Por último añadir, que habla de la depresión de forma natural, como una enfermedad cualquiera que 
lo único que necesita es tratamiento, normalización y aceptación. Lo cual se agradece porque las enfermedades mentales leves siempre se han visto como algo terrible, casi como si la culpa fuese del propio paciente, considerado un bicho raro, cuando no es así. Así que gracias a Marian Keyes por mostrar personajes que a pesar de todo son unos luchadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario