8 de julio de 2017

Museo Cerralbo

Hace ya tiempo, mucho tiempo, que me hablaron de este museo. Pero hasta hace dos días no lo visité. Supongo que cada cosa tiene su momento y lugar. Así que una tormentosa tarde decidí verlo de una vez. Soy así, la gente se refugia en su casa de las tormentas y yo salgo a vivirlas. Bien pertrechada con un paraguas me dirigí a mi destino. Y ha sido todo un descubrimiento.

El museo se encuentra en la C/Ventura Rodríguez, 17. La entrada cuesta 3 €, salvo los sábados a partir de las 14h y los domingos, en los que la entrada es gratuita. El horario es de mañana, excepto los jueves que abren en horario de tarde. Para más información práctica: www.muesocerralbo.mcu.es

Lo que vais a encontrar es la colección artística del XVII marqués de Cerralbo, don Enrique de Anguilera y Gamboa. El edificio, de estilo palaciego se concibió como vivienda y museo que albergaba las piezas de arte reunidas por el marqués y su familia en sus viajes por España y Europa. 
A su muerte, el marqués donó el patrimonio que había acumulado a la nación española, ofreciendo a cualquier persona la oportunidad de poder conocer una de las colecciones privadas más importante y más completa de su tiempo.
En 2008, se reconoció con una medalla de los Premios Europa Nostra la labor de recuperación de la ambientación original. El edificio consta de 32 estancias distribuidas en 3 plantas. La colección consta de más de 50.000 objetos entre escultura, pintura, objetos arqueológicos, artes decorativas, armas y los fondos bibliográficos. 

Personalmente, me ha parecido una maravilla. Es agradable de ver y posee piezas realmente bonitas. Como es una colección tan amplia y variada hay para todos los gustos. Es difícil que salgáis sin haber visto algo que os guste o llame la atención. En mi caso, destaco la biblioteca, la Salita Rosa, la Sala Árabe, la Salita Imperio y el Salón de Baile, con su impresionante reloj misterioso francés, construido por el relojero Farcot.

No os perdáis esta "pequeña" joya, que quizá entre tantos museos de renombre como el Prado o el Reina Sofía pueda pasar desapercibida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario